[CRÓNICA] MOGWAI NO FALLAN

Como parte del Ciclo Imperdibles, organizado por Primavera Sound para ir abriendo boca antes de su invernal homólogo, el Primavera Club,  del 25 de octubre al 20 de noviembre han visto su paso por la ciudad condal bandas del tallaje de Throwing Muses, Explosions in the SkyElbow. Como parte del Ciclo Imperdibles, organizado por Primavera Sound para ir abriendo boca antes de su invernal homólogo, el Primavera Club,  del 25 de octubre al 20 de Noviembre han visto su paso por la ciudad condal bandas del tallaje de Throwing Muses, Explosions in the SkyElbow.

En el caso del concierto de Mogwai del pasado 28 de octubre, el cartel de ‘entradas agotadas’ llevaba colgado desde hacía semanas para su concierto en el Casino de l’Aliança en Barcelona. Habiendo visitado la capital barcelonesa escasos meses atrás durante el Primavera Sound, el llenazo rotundo hizo evidente que el paso de los escoceses por estas tierras no había saciado a su afición ávida de rock abrasivo y elegante cargado de explosiones sónicas rozando a lo hiriente.

Como aperitivo Gruff Rhys, ex líder de Super Furry Animals, abrió con un repertorio bastante experimental, rayano a lo naíf -con casiotones, carteles de “APLAUSOS”, cajas de ritmos y ruidos sampleados-  que no acabó de convencer, aunque particularmente la versión de Candylion que nos regaló, guitarra acústica en ristre, fue un punto fuerte de la velada. Quizás una banda con tendencias musicales más afines a las de la banda escocesa como los nacionales Toundra hubiese funcionado mejor, pero el carisma y la entrañabilidad de Rhys le salvaron del desastre absoluto, que se despidió con un cartel de “GAME OVER”.

Media hora de reloj más tarde, Stuart Braithwaite y los suyos, acompañados por Luke Sutherland al violín, salían a escena ante el rugido del público, que compensaba el estar sentado con un extra de gritos, silbidos y aplausos, para deshojar tema a tema lo que resultó siendo un set impecable, compuesto a priori por temas de su recién estrenado Hardcore Will Never Die, But You Will.

Empezando por el grandioso White Noise, tema que también abre su último trabajo, los escoceses fueron desgranando sus temas de rock duro y pesado acompañados por unos visuales que acertadamente nos transportaban al desierto, bajo el mar, a Nueva York y al espacio exterior a base de guitarrazos con riffs hipnóticos, melodías repetitivas que se filtran en lo más profundo del cerebro, silencios sostenidos y estallidos sonoros que llegan al alma.

La conmovedora I’m Jim Morrison, I’m Dead, recuperada del The Hawk Is Howling hizo que la sala entera contuviera el aliento, y el himno en toda propiedad que es Rano Pano elevó el ánimo de la sala entera con ese arpegio obsesivo sobre el que se sostiene el tema entero. Brillaron Friend of the Night, Killing all the Flies y el imprescindible Cody.

Y entonces sucedió la auténtica magia. Llevaba toda la noche flotando en el aire, y la electricidad que crepitaba en el ambiente provocada por unos Mogwai inmensos e intensísimos acabó por estallar… y sucedió. Los seguidores, hipnotizados, empezaron tímidamente a abandonar sus asientos para aproximarse en masa al escenario. Hubo un momento tenso en el que no se sabía cómo iban a reaccionar tanto la banda como el personal de seguridad, pero un guiño y una sonrisa cómplice de Dominic Aitchison y un “¡Qué bien, teneros tan cerca!” del señor Braithwaite bastaron para dar el visto bueno al tumulto improvisado, que bailó eufórico hasta decir basta y se emocionó con una recta final cargada de los bombazos sónicos de How To Be A Werewolf y New Paths To Helicon, Pt1.

Para los bises, poniendo un punto y final a una hora y media de conciertazo, cayeron Dial: Revenge con el entrañable Gruff Rhys al micrófono, la magnífica 2 Rights Make 1 Wrong -que arrancó alguna lagrimita hasta a los tíos más barbudos- y cerraron con la serpenteante distorsión de  Mexican Grand Prix.

Sin duda, el veterano quinteto escocés una vez más probaron que el directo es su auténtico elemento y demostraron gozar de plena salud ofreciendo un concierto sustancioso en vez de los ejercicios de nostalgia a los que nos tienen tan acostumbrados tantos de sus coetáneos. Excelente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s