[Reseña] Sebadoh · “BAKESALE”

hip replacementLos nostálgicos con buena memoria recordarán que 1994 fue el año en que el indie alcanzó su prematuro zénit. Por un lado Spike Jonze nos plantaba a J Mascis en un carrito de golf dando vueltas por Nueva York para el vídeo de “Feel The Pain”, mientras que Weezer se mostraban en óptima forma en su aclamadísimo álbum azul, unos Pavement geniales daban con la combinación exacta en “Crooked Rain, Crooked Rain” y los héroes del lo-fi Guided By Voices invadían nuestros walkmans con su “Bee Thousand”. Y con este telón de fondo llegó “Bakesale”, el cuarto trabajo de Sebadoh, que rápidamente se cosechó un lugar propio entre estos clásicos del género, a pesar de venir de un grupo mucho menos conocido.

 “Bakesale” fue sin duda el trabajo más democrático de unos Sebadoh ahora compuestos por Lou Barlow y Jason Loewenstein, con Bob Fay sentado a la batería ocupando el taburete aún a medio enfriar tras la brusca partida de Eric Gaffney. El eje composicional Barlow/Loewenstein funciona aquí como un engranaje perfecto haciendo de este el álbum más cohesivo de la banda, en el que ambos cantautores se van turnando para trenzar una colección de temas tan directos como desgarradores como “Not a Friend”, “Careful”, “Together or Alone”, “Not Too Amused”. Incluso a Fay le es permitido una incursión compositora con la ultra-melódica “Temptation Tide”, cantada por su novia Anne Slinn.

 En esta entrega, ahora reeditada para nuestro regocijo, Sebadoh encuentran por primera vez el equilibrio perfecto y se alejan de la experimentación noise y de la baja fidelidad de discos anteriores como “III” y “Bubble & Scrape” sin perder sus señas de identidad ni su espíritu espontáneo y artesanal. En cuarenta minutos consiguen embutir quince temas accesibles, concisos y eficaces en el que será recordado como uno de los discos de ruptura definitivos del indie-rock. “License to Confuse”, el corte que abre el álbum, es infeccioso e hiperactivo con ganchos de guitarra y bajo que se retan en un pulso que es puro nervio; y, cuidado, porque con una paleta muy à la Sonic Youth, el nudo en el estómago que provoca “Careful” puede que te te catapulte atrás en el tiempo a cuando tu primera novia te dejó por otro.

Nota: 9,5*

Tx: Mia Palau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s