Entrevista: THE DARKNESS

“No planeamos convertirnos en este tipo de banda: lo fuimos desde el principio”

The Darkness, uno de los grupos británicos más excitantes y descarados que se han conocido últimamente, aterrizaron con fuerza allá en el 2003 con su primer álbum, el arrollador “Permission to Land”, una categórica declaración de intenciones de rock de estadio sembrado de ganchos contundentes y falsettos imposibles que escapaban de la prodigiosa garganta de su líder, Justin Hawkins, casi con la misma facilidad con que éste se calzaba una malla de lycra aterciopelada de cuerpo entero y salía a rockear la escena con su larga melena ondulada al viento. En una época relativamente sobria en la que las ya poco atrevidas chaquetas de cuero, la seriedad y las caras de mala hostia eran la estética predominante en la escena musical, The Darkness trajeron de vuelta la osadía, el color y la ostentación despampanante del glam y sorprendieron a todos, ellos mismos incluidos, reventando las listas de éxitos mundiales con bombazos ultra-pegadizos y hits tan desenfadados como “I Believe In a Thing Called Love” o “Friday Night”. Pero, tras varias giras mundiales y un segundo trabajo menos exitoso, la carrera meteórica que The Darkness habían iniciado pronto se vio truncada por las crecientes tensiones internas que se cobraron la partida del cantante y consecuente disolución de la banda apenas tres años de su despegue.

 Cinco años después estamos de enhorabuena porque finalmente, y tras haberse rumoreado mucho, Justin Hawkins, su hermano Dan, Frankie Poullain y Ed Graham, o lo que es lo mismo, la formación original de The Darkness, por fin anunciaban su retorno por todo lo alto y unas pocas citas internacionales, entre ellas una única fecha en España, antes de embarcarse en la extensa gira británica que dará el pistoletazo de salida en noviembre para tomar por asalto los escenarios una vez más con su glamour de cabaret, sus ajustadísimos trajes, y su hard rock setentero. Hablamos con Justin de su trayectoria, pasajes dudosos de la misma, nuevos planes y otros menesteres. La nave “The Darkness” recupera el rumbo y vuelve a despegar. Bienvenidos sean.

hip replacement

 Elegisteis la última edición del Download Festival, uno de los mayores festivales de rock, para protagonizar el esperado retorno de The Darkness. ¿Qué tal fue la experiencia?

“Antes del Download tocamos algunos shows previos para prepararnos y estar a la altura, lo cual ayudó mucho porque creo que si nos hubiésemos ido de cabeza directos al festival para el primero de los conciertos, habría sido un poco raro. Y nosotros habríamos estado bastante más jiñados, también [risas]. Pero por suerte hicimos algunos shows de calentamiento, que nos fueron bien para darnos cuenta de que todavía podíamos llegar a nuestro público, tocar en directo, cantar, esas cosas [risas]. Realmente el único modo de acordarse de lo que es tocar con un grupo es en un concierto, porque ensayar es una experiencia totalmente diferente.”

De hecho el Download Festival se celebró hace pocos días [del 10 al 12 de junio, N. de la R.], ¿qué tal estuvo?

“Fue fantástico. Y además creo que fue una de nuestras mejores actuaciones en el Reino Unido hasta la fecha. Había muchísima gente, y el público estuvo muy entregado y se les veía disfrutar. No sabíamos muy bien qué nos deparaba, pero quedamos muy satisfechos con cómo fue.”

Def Leppard encabezaron el festival. En el pasado estuvisteis de gira con ellos y fue un grupo que os ayudó mucho, ¿verdad?

“En el 2002, The Darkness empezamos a publicar material, sacamos “I Believe in a Thing Called Love” en formato de single e hicimos una pequeña gira con The Wildhearts, así que las cosas ya iban tomando forma. Cuando todavía estábamos de gira con los Wildhearts, empezó a correr el rumor de que Def Leppard se nos querían llevar de tour, pero nunca nos lo acabamos de creer.

Pero efectivamente, a finales del 2002 recibimos una oferta para irnos de gira con Def Leppard, lo cual fue enorme para nosotros, porque decidimos sacar el single de “Get Your Hands Off My Woman” durante ese tour, y fue una experiencia fantástica porque conocimos a un montón de gente gracias a ello. Una de las formas más importantes en las que Def Leppard nos ayudaron fue poder verles actuar cada noche, lo que nos permitió descubrir un montón de grandes técnicas para llenar el escenario.

¿Tuvisteis la oportunidad de verles y pasar tiempo con ellos, ahora en el Download?

Def Leppard

“Sí, pero muy brevemente. Es bastante difícil en un día de concierto como ese, porque Joe [Elliott] tiene ciertos rituales que seguir antes de los shows. Todos los cantantes tienen algún ritual privado antes de actuar, que normalmente implica no hablar con nadie durante dos horas antes del show. No sé él qué hace. Obviamente, es un secreto muy bien guardado [risas]. Pero he visto la mesa… Joe [Elliot] tiene una mesa llena de todo tipo de parafernalia. Un cigarrillo. Un cenicero. Y tiene… varios tipos de tes y mieles, cosas así. Todo bien colocadito sobre la mesa. [Risas] Me imagino que el hombre se mete todas estas sustancias antes de un espectáculo para alcanzar un sonido óptimo [risas].”

Entre vuestras influencias mencionáis a AC/DC, Van Halen y Aerosmith, entre otros. ¿Fueron también Def Leppard una influencia para The Darkness en los comienzos de la banda?

“De otra manera, pero sí. A ver, Def Leppard es uno de esos grupos con los que crecimos… pero si te paras a pensarlo y remontas al principio de su trayectoria, Def Leppard eran muy AC/DC, ¿no crees? [risas] Antes de su material de los 80’s, su estilo de actuar y su música eran muy AC/DC, o “post-AC/DC”, en mi opinión. Def Leppard probablemente nunca lo admitirían de todas formas [risas] ¿No crees? Pienso que mucha música proviene de AC/DC, son como los planos arquitectónicos del pop rock. Y nosotros en realidad somos también sus discípulos [risas].”

También se ha comparado a The Darkness con Queen en  muchas ocasiones. ¿Cómo os sienta?

“Queen son mi grupo favorito. De todos los tiempos. Brian May es mi guitarrista favorito. Freddi Mercury es mi cantante favorito. Roger Taylor es mi batería favorito. John Deacon es mi bajista favorito [risas] ¿Sabes? Es que todos los elementos de Queen son perfectos, no cambiaría nada. Y en particular, me encanta cómo la prensa les trataron, ¿sabes? Les convirtió en una banda realmente desafiante y una inspiración total en todos los sentidos.”

Al principio de los 2000s, The Darkness hizo resurgir el concepto del rock de estadio, con sus grandes espectáculos, escenografías brutales, trajes de leopardo, pantalones aterciopelados, etc. O como lo llamaba Van Halen, el “big rock”. ¿Todavía os atraen ese tipo de ganchos (por llamarlo de alguna forma)? ¿O va a cambiar el concepto de la banda en esta segunda encarnación?

“¿A qué te refieres, a los trajes?”

Bueno, un poco a todo; pero sí, también.

“Bueno… es que yo todo eso que dices no lo veo tanto como un “gancho”. Un gancho es una palabra bastante negativa. Creo que si vas a ver actuar una banda de rock, deberían tener el aspecto de una banda de rock, ¿no? ¡No me apetece ir a ver un grupo que parezcan una panda de garrulos cualquiera! [risas].”

¡Perdón por mi poca mano al elegir las palabras!

“¡No, no! No pasa nada [risas]. No me ofendo, no te preocupes. Pero es que… bueno sí, entiendo a qué te refieres. Somos un grupo que valoramos mucho la estética. Tenemos la necesidad de ponernos ropa rockera; tenemos que sentir que presentamos la música tal y como la música lo requiere. Porque no creo que solo salir y tocar las canciones fuera suficiente para ninguno de nosotros. Tenemos que vivir la música y exhibirla dentro del contexto correcto, porque parte de la experiencia de venir a uno de nuestros conciertos es verlo, ¿sabes? Olerlo, saborearlo. No es lo mismo que escuchar un CD. Creo que es parte del motivo por el cual la gente ha dejado de comprar CDs [risas]; es porque lo único que la gente está dispuesta en invertir en una banda es para ir a verles en concierto. Así que si están dispuestos a pagar dinero para vernos, entonces es nuestro deber ofrecerles el mejor espectáculo posible.”

Después de cinco años de parón, The Darkness se ha vuelto a reunir. ¿Alguna vez pensaste que eso iba a ocurrir?

“Sí. Cuando abandoné el grupo les dije que volvería. Simplemente necesitaba algo de tiempo para mí mismo. Y creo que mis fans más acérrimos me pusieron verde por ello, pero al fin y al cabo hice lo que debía para… salvar mi vida, de algún modo. Y para poder fortalecerme lo suficiente para poder tirar adelante, ¿sabes? Así que en realidad no me sorprendió que decidiéramos reunirnos. Después de todo, cuando hay dos hermanos en un grupo, aunque se disuelva, en algún momento querrán trabajar juntos de nuevo. Pasó con Van Halen. Pasará con Oasis. Y yo siempre supe que nosotros terminaríamos colaborando de nuevo.”

¿Y qué tal te sientes tocando de nuevo con The Darkness?

“Me siento como me solía hacer sentir liderar The Darkness… [pausa] Invencible. Como si fuera sobrehumano. Además, estoy con tres tíos con los que puedo confiar plenamente, así que la sensación es como si los cuatro nos fuésemos a luchar una batalla juntos. Es una experiencia muy estimulante, no lo puedo compararlo a nada más. De todos los grupos en los que he estado, antes y después, ninguno ha tenido esta misma mágia.”

A pesar de que el grupo se separara en el 2006, y que justo ahora hayáis anunciado vuestra reunión, recientemente contabas a un periodista de la BBC que compones música con Dan [Hawkins], tu hermano, desde hace años.

“De no ser así no hubiésemos sido capaces de tocar en un festival grande, tras haber recibido la oferta de tocar en el Download Festival en enero. No se puede juntar una banda en seis meses y liarte a tocar. Tienes que estar preparado, de lo contrario no funcionaría. No serías convincente, ni te podrías convencer a ti mismo, creo. En realidad sólo aceptamos la oferta porque sabíamos que estaríamos preparados. Llevábamos ensayando durante meses antes de eso, y Dan y yo llevamos componiendo canciones juntos desde hace años. Así que si tienes una oportunidad, tienes que estar preparado. Si no, no es una oportunidad en absoluto, sino un desastre a esperando a ocurrir, ¿no? [risas]”

Espero que no sea una pregunta muy personal, pero ¿qué tal es la relación con tu hermano?

“Las cosas han ido perfectas entre nosotros desde hace bastante tiempo. A veces somos hermanos, a veces somos amigos, a veces somos compañeros de banda. Pero siempre somos bien una cosa o la otra [risas], ¡o las tres a la vez! Puede ser caótico, pero nos llevamos muy bien.”

Ahora mismo estáis trabajando en el tercer álbum de The Darkness, ¿cómo os está yendo?

“Sí. Hemos terminado de grabar la mayoría de cosas, aunque me quedan algunas partes vocales por hacer que grabaré la semana que viene en el estudio. Pero creo que vamos a intentar componer algunas canciones más, porque ahora mismo tenemos buenas ondas creativas en la banda y puede que salga algo muy bueno… Tengo un par de ideas para temas nuevos. A veces lo más inmediato, lo más instantáneo, puede resultar verdaderamente incendiario si estás en el estado de ánimo adecuado. Y pienso que ahora, que hemos empezado a tocar shows por primera vez en mucho tiempo, es un muy buen momento para volver a inspeccionar el proceso creativo y ver qué nos encontramos.”

Respecto al nuevo material en el que estáis trabajando, ¿va a estar en la misma línea que los dos primeros álbumes, o va a ser más bien una continuación de lo que habíais hecho?

“No, no es muy diferente. Creo que tiene la fuerza del segundo disco, pero comparte la crudeza del primer álbum. Solo tendrá una balada, y el resto será rock melódico muy poderoso, muy como en el primer álbum, pero con la mitad de baladas [risas].

¿Solo una balada? Pues qué pena.

“Sí, pero no te preocupes, porque aunque solo tenga una balada es fantástica. [Risas]”

Me dejas más tranquila, la verdad [risas] ¿Alguna vez escuchas tu propia música por placer?

“Ahhh, algunas veces, pero sólo para acordarme de algunas partes. Pero no mucho, no. Para mí es como un momento capturado en el tiempo, como la entrada de un diario. No creo que la gente que lleve un diario se lo lea todos los días [risas]. ¡Por placer! [risas] No sé como lo harán otros artistas… pero creo que si escuchas un disco muchas veces al final no puedes desarrollar las canciones. Cada vez que tocas una canción en vivo, ésta se convierte en algo nuevo; cuantas más veces la tocas, más evoluciona, aunque sea de una forma muy sutil. Soy muy reacio a escuchar el disco demasiadas veces, porque me preocupa cómo esto puede influir en la actuación. El público no quiere un recital, no quieren escuchar una interpretación milimétrica de un álbum cuando van a un concierto. Quieren ver cagadas, errores, desarrollos. Porque quieren verte siendo un artista, ¿me entiendes? No quieren ver una interpretación súper ensayada y perfecta, sinó una actuación visceral, lo cual creo que es lo que hace The Darkness una buena banda: el hecho de que nuestras actuaciones varían, cambian.

¿Qué piensas del segundo álbum de The Darkness, “One Way Ticket to Hell… And Back”?

“Pienso que las canciones no eran tan buenas, pero sí me gusta bastante cómo fue producido: me gusta cómo se oye la batería, cómo se hicieron los arreglos vocales para incluir los coros… Es diferente. Pero me parece que no está tan mal.”

A mí personalmente me pareció un disco bastante sólido, pero que fue infravalorado en su momento.

“Bueno… probablemente es porque con nuestro primer disco, “Permission to Land”, tuvimos un éxito arrollador que nadie había previsto, así que las expectaciones estaban por las nubes. Pero hay que recordar que para el primer álbum de todo artista se ha tenido toda una vida para escribir las canciones, y que para el segundo pues se tiene mucho menos margen para trabajar en ello. Creo que habríamos sacado un disco más bueno de haber tenido más tiempo para tocar el material en vivo, para ver las reacciones del público y decidir qué funcionaba bien y qué no.”

En lo que respecta a este margen de tiempo, ha sido bastante holgado entre vuestro segundo álbum y el tercero que estáis preparando ahora. Supongo que eso también se reflejará, ¿no?

“Sí, la verdad es que este va a estar bastante bien. En parte es porque hemos aprendido a diferenciar lo bueno de lo malo; para el segundo álbum no tuvimos el tiempo para poder filtrar las canciones a través de lo que es esta especie de proceso de control de calidad que es tocarlas en vivo. También es importante que los cuatro miembros del grupo estén satisfechos con cada tema por igual antes de publicar nada, lo cual es algo de lo que no pudimos asegurarnos en “One Way Ticket” porque teníamos muchas restricciones de tiempo y un poco de prisa, y no nos pudimos concentrar en ciertos aspectos tanto como hubiésemos debido. Hay mucho material en ese disco que de haber sido así, no lo habríamos acadado incluyendo; básicamente, el tipo de cosas que no habrían pasado el test ni ahora, ni para el primer disco.”

Después de la ruptura de The Darkness, formaste una banda de metal glam llamada Hot Leg. ¿Qué tal fue esa experiencia?

Hot Leg

“Pues la verdad es que muy divertida. Hot Leg estaba formada por un grupo de amigos, la verdad. Teníamos a dos guitarristas —tres, si me cuentas a mí—, Pete [Rinaldi] y Samuel [SJ Stokes], los dos músicos cojonudos y además buenos amigos. Lo bueno de Hot Leg es que todo el mundo tenía sus propios proyectos aparte [risas], nadie dependía de Hot Leg como banda. No montamos Hot Leg porque necesitáramos dinero, sino porque teníamos ganas de pasarlo bien, así que solo tengo buenos recuerdos de estar en ese grupo. Fuimos deliberadamente autoindulgentes en la manera de hacer las cosas, añadiendo solos de guitarra larguísimos y cosas por el estilo, simplemente para nuestro propio regocijo, ¿sabes? Y de hecho al final acabamos amasando una cantidad respetable de seguidores.

Así que, no sé, no es que nos fuéramos a comer el mundo, pero sí que tuvimos un lugar propio. Creo que estaría bien volver a trabajar con Hot Leg si se dan las circunstancias adecuadas; se trata solamente de un proyecto secundario, pero no deja de ser un proyecto muy divertido.

Hablando de pasároslo bien, al finalizar la gira británica de Hot Leg con Extreme, tocásteis un medley de Queen como tributo a Freddie Mercury en el Astoria junto a Extreme y The Duvals.

“Sí, fue muy grande. Fue muy divertido.”

Casi como un concurso de karaoke, ¿no? [Risas]

“[Risas] Nunca he estado en un concurso de karaoke, así que en el fondo no lo sé [risas]. Para serte sincero, los medleys y similares siempre me echan un poco para atrás, normalmente soy muy reacio a participar en este tipo de cosas. Pero cuando estábamos de gira con Extreme, cada día nos insistían: “¡venga, tenemos que hacerlo, tenemos que hacerlo!”, y al final dije: “sí… ahhh… sí, venga.” [risas] Al final, Pete [Rinaldi] y yo somos tan fans de Extreme que al final cedimos solo para poder contarlo después [risas]. Algo para contar a los nietos. [risas]”

¿Te gustó lo que Dan [Hawkins] hizo con The Stone Gods, su proyecto de heavy metal posterior a The Darkness?

The Stone Gods con Dan Hawkins

“Sí, la verdad es que sí, me gustaba mucho su sonido. Creo que se pueden escuchar claramente nuestras respectivas influencias, nuestras diferentes personalidades musicales, en los grupos en los que tocamos después de que The Darkness se disolviera. Pero pienso que para que tanto Dan como yo podamos llegar al éxito, tenemos que trabajar unidos. Porque lo que hace él por su cuenta no es suficiente, y lo que hago yo por mi cuenta no es suficiente tampoco. Necesitamos un poco de ambos para la receta perfecta del pastel The Darkness [risas]; por separado solo somos dos tartas de sabores muy fuertes que no son del gusto de todos [risas].”

En retrospectiva, cuando piensas en por qué se disolvió The Darkness, ¿entiendes los motivos porque pasó?

“Por supuesto. Echamos del grupo a nuestro bajista [Frankie Poullain] porque se estaba comportando como un gilipollas, y después de eso ya no fue lo mismo, estar en el grupo no era tan divertido. Primero, porque nos faltaba un elemento muy importante del proceso compositor. Y segundo… bueno, ¡que le echábamos de menos! Básicamente. Le echábamos en falta. Además, el grupo perdió el equilibrio que habíamos encontrado, porque por más que su sustituto Richie [Edwards] es una gran persona y un bajista excelente, las cosas con él no tenían el mismo sabor. Empecé a cansarme del grupo porque ya no lo disfrutaba tanto, así que me empecé a volver más… [vacila] más decadente y hedonista, simplemente para intentar hacer que las cosas fueran igual de divertidas que antes. Así que básicamente la culpa de todo fue de Frank [risas]. Si no le hubiésemos tenido que dar puerta, las cosas no habrían dejado de ser divertidas… Pero en realidad todos sabemos que tenemos parte de culpa, que no teníamos razón y que se nos fue de las manos en ciertos aspectos; no nos supimos comunicar demasiado bien. Somos concientes de ello.”

¿Crees que el panorama del rock ha cambiado mucho desde que publicárais el “Permission to Land” en 2003?

“Sí: ¡la gente ya no compra CDs! [risas] ¡Pero para nada! Bueno, yo sí sigo comprando CDs, pero porque soy una persona bastante chapada a la antigua. Creo que lo que ha sucedido es que la percepción de la música ha pasado de ser algo que puedes poseer a un servicio al que te puedes suscribir. Por ejemplo, no puedes poseer la experiencia de asistir a un concierto pero sí puedes pagar para formar parte de éste por un tiempo limitado. Y respecto a la música en sí… ahora el público elige qué temas quieren escuchar y cuándo los quieren escuchar. Que en cierto modo, es como debería ser.

Creo que la industria musical está luchando, pero la industria discográfica ha muerto [risas]. En cierto modo creo que esta es una conclusión justa. La industria discográfica se ha estado aprovechando de los fans durante muchos años, ha estado estafando a los artistas… todo el mundo ha sido machacado por la industria discográfica, y ahora están jodidos y, de hecho, se lo merecen. Ellos mismos se han cavado su propia tumba, ¿sabes? No pensaron en el futuro, no pensaron en los fans, y ciertamente no pensaron en los artistas. Y ahora que la industria se está desmoronando, ahora quieren una porción de las ganancias del merchandising de todo el mundo, quieren una porción de lo que se gana en los conciertos… porque se han dado cuenta de que las cosas ya no funcionan a su manera.

Personalmente, me emociona ver el panorama musical actual, porque hay mucho menos control, todo el mundo puede hacer lo que le venga en gana, llegar al público por las vías que le apetezca. Lo cual significa que en el momento hay más grupos tocando en vivo que nunca. Estamos viviendo una época muy estimulante.

¿Y cuál es tu opinión sobre la escena del rock actual? ¿Hay algún grupo de ahora que te guste en particular?

“Sí, me encantan Die Antwoord, el grupo de rap surafricano, son alucinantes. Y me encanta su material gráfico, creo que todo lo que hacen está muy bien pensado y elegido, me gusta mucho como trabajan. También me encantan sus proyectos anteriores, como The Original Evergreen y The Constructus Corporation.  Y también me gusta mucho un grupo llamado Foxy Shazam, con los que estoy co-escribiendo su próximo trabajo. Son un grupo de rock experimental con varios trabajos publicados desde hace unos años, y son absolutamente alucinantes en directo. Hay muchos grupos que pienso que son súper buenos, no solo escucho rock clásico, aunque sea una de mis principales influencias. Pero todos los miembros de The Darkness tenemos unos gustos muy variados, ¿sabes? [risas]”

Cuando sacásteis vuestro primer álbum, The Darkness os convertisteis en ídolos del rock instantáneos y en el tipo de banda que la gente llevaba esperando ver desde hacía tiempo. ¿Cómo te hizo sentir este éxito repentino?

“Para serte sincero, no me lo creía. Nosotros hacíamos lo nuestro, que era lo que llevábamos haciendo desde hacía años, antes de ser famosos y de tener éxito y de que todo el mundo decidiera que les gustábamos. No fue algo que planeáramos, lo de convertirnos en ese tipo de banda, sino que simplemente lo habíamos sido desde el principio.”

Cuando empezásteis el grupo, incluso a sabiendas de que lo que estábais haciendo estaba prácticamente en radical desacuerdo de lo que los chavales estaban comprando en el momento, conservábais la fe en vosotros mismos de que podríais conquistar el mundo?

“No nos importaba lo que los demás grupos hicieran. Tocábamos música solo para divertirnos. Sabíamos que no encajábamos en la escena musical, aunque sí que es verdad que todos nosotros intentábamos pertenecer a diferentes movimientos musicales. A ver, cuando la gente vive en Londres y está en un grupo, se está en Londres porque se quiere triunfar, por eso te vas a vivir ahí en vez de quedarte en tu pueblo. Mi hermano y yo, y Frank [Poullain] y Ed [Graham] es exactamente lo que hicimos: irnos a vivir a Londres para intentar triunfar. Una vez allí, empezamos tocando en grupos que iban más a la última, grupos que montaban cinco o seis shows, se daban cuenta de que no iban a conseguir un contrato discográfico enorme (lo cual era fundamental para ellos), y lo dejaban. Al final todo acabó resultando muy cínico y autodestructivo, así que decidimos ir a la nuestra y no preocuparnos por nadie más; nos dimos cuenta de que en realidad no había nadie por quien valiera la pena preocuparnos [risas]. Y de hecho, estábamos en lo cierto: no había nadie más en aquél entonces, nadie emocionante, no había ningún grupo nuevo que nos acabara de convencer. Así que nosotros lo hicimos.”

Desde vuestros comienzos, el humor ha sido siempre un fuerte componente de The Darkness, pero ¿sentías que la gente os captaba? Porque a veces se os ha llegado a presentar casi como un grupo de comedia.

“¡Sí, eso me frustraba! De hecho, incluso la gente a la que le gustaba lo que estábamos haciendo no lo pillaba, ¿me entiendes? No nos entendían. Durante mucho tiempo, las cosas que hacíamos que yo pensaba que eran geniales, la gente pensaba que iban en coña. Se tomaban la música como una broma, pero después,  las tonterías que decía en entrevistas, que las decía en broma, solo para hacer el idiota, la gente se las tomaba en serio. ¡Todo al revés! Aunque eso contribuyó a que nos hiciéramos tan famosos, a la vez era una fuente constante de frustración porque llegó un punto en que solo quería que todo el mundo me dejara en paz de una puta vez [risas], porque me sentía incomprendido por todos.”

Y hablando de humor, ¿cómo recuerdas tu experiencia en Eurovisión?

“Ah. No me quedó muy buen sabor de boca, la verdad. Pensé que me lo pasaría bien, que sería algo divertido, pero no lo acabó siendo en absoluto.”

¿No?¿Por qué?

“[Vacila] Es una historia muy larga, no me apetece hablar de eso, gracias.”

¿Tienes alguna anécdota divertida o embarazosa de alguna gira que quieras compartir?

“[Risas] ¿Divertida o embarazosa? Eh… probablemente tengo unas cuantas, pero me parece que me las voy a guardar para cuando escriba un libro. [Risas] Cada vez que cuento una anécdota divertida o embarazosa, me imagino la cara de reprobación de mi madre y me siento fatal por ella [risas].”

 Txt: Mia Palau

Esta entrevista se encuentra originalmente publicada en la revista Popular1.

Anuncios

5 Respuestas a “Entrevista: THE DARKNESS

  1. Espero como agua de mayo un nuevo álbum de esta gente. El de Stone Gods no me gustó nada. El de Hot Leg sí, aunque no tanto como los de The Darkness. Espero que estés al tanto para cuando esto suceda, porque a un servidor le encantaría comentarlo en la Revista. Buen trabajo el que has hecho aquí, como siempre. Insisto en lo dicho anteriormente: de partida, relacionaría poco contigo a un grupo de estas características, aunque celebro que te gusten.
    Saludos.
    Israel S.

  2. Gracias por el comentario, Israel. Es curioso que digas que este grupo “no te pega” conmigo, no entiendo en qué te basas para decir algo así… Yo también tengo ganas de que salga su nuevo trabajo ya pronto.
    Un saludo!

  3. Hola. Simplemente te lo decía porque estuve repasando tu selección de los mejores de 2010 y, si hago memoria, ningún fan que yo conozca de Arcade Fire siente aprecio alguno por The Darkness. Cierto es que cada uno es un mundo y, como te decía, realmente me alegra mucho que esto sea así. Casi nadie que me conozca, por ejemplo, imaginaría que en mi estantería hay algún disco de The Olivia Tremor Control…cuando se supone que soy fanático del AOR, entre otras cosas.
    Saludos.
    Israel S.

  4. Hombre, esto que dices de los fans de Arcade Fire me parece un poco una tontería, no sé qué tendrá que ver la velocidad con el tocino. La gente que “no siente aprecio por los fans de [inserta grupo aquí]” son hooligans, limitados y poca cosa más… ¿no?

  5. Exactamente. Es lo que he tratado de expresar desde un primer momento (no sé si del modo más idoneo o no). Yo creo que se trata de maximizar el disfrute, en lo que a la música se refiere. Esto he intentado decir. Por lo que a mí se refiere, diré que sí me ha gustado el último de Arcade Fire. Y eso no impide que haya esperado con impaciencia lo nuevo de Opeth, por poner un ejemplo. ¿Que se les presuponen públicos diferentes? Podría ser, pero no necesariamente TIENE que ser así.
    Ayer, me pasé el día escuchando el último de The Jayhawks y hoy, no he parado con el de Anthrax (con Joey Belladona de nuevo). ¿Incompatibles? Para nada. Aunque todos hayamos dado alguna vez (o muchas veces) con personas que, efectivamente, ven esas barreras. Yo conozco a alguno de estos que se autolimitan, te lo puedo asegurar, y seguro que tú también habrás dado con alguien así alguna vez. En ellos pensaba cuando te dije lo del poco aprecio por esta banda. No lo decía en alusión a tí, aunque pueda haberte parecido que trataba de incluirte. Justamente, trataba de enfatizar la idea contraria.
    En resumen, que estamos de acuerdo.
    ¡Queremos un nuevo álbum de The Darkness!
    Saludos.
    Israel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s