CRÓNICA: KASE.O & JAZZ MAGNETISM

Barcelona · Sala Apolo, 14.01.2011

Lineas como “el mejor que yo no existe” se justifican de largo ante un conciertazo como el que tuvo lugar en la abarrotada sala Apolo de Barcelona el pasado 14 de enero. Dos horas de rap de la mano del (seguramente) mejor MC de España sobre bombos y cajas, acompañado por una banda de jazz en vivo, los Jazz Magnetism, guiños a otros rappers como Gang Starr o Geto Boys y, cómo no, sorpresa final. Javier Ibarra a.k.a. Jabato Jones a.k.a. Kase.O es sinónimo de RAP en España (así, con mayúsculas), y prácticamente por cuenta propia ha alzado y redefinido lo que significa escena de las Dos Haches en este país, desde que empezara a grabar demos en el baño de su casa a los 13 años.

Las letras de este zaragozano que luego pasara a ser una parte vital de los Violadores del Verso destacan por su violencia, por la crítica social que destilan, y por su dominio del lenguaje, todo ello vehiculado sobre una métrica cuidada al milímetro y casi tantas referencias a la cultura clásica como tacos. Se dice pronto.

No es incidental que el Apolo estuviera a reventar, todas las entradas agotadas de hacía días, y que la expectación fuera casi tangible ante la inminente aparición del que soltara rimas como: “Lo primero que tenéis que tener claro es que no he nacido para ser un segundón / Lo segundo: tengo una misión en este mundo / beber y rezar, tratar de flotar si veo que me hundo”. Kase.O es un titán, título que se ha ganado a pulso, bien lo sabíamos todos los asistentes. ¿Y qué mejor premio que llevarse a una banda de jazz (siempre lo prefirió al funk) para hacer justicia a sus raps en directo? Verle, supongo.

Sería fácil hablar de rap e imaginar que éste tipo fuera un soberano gallito (al fin y al cabo, él firmó frases como: “Mi nombre es Javier, soy un mito inimitable: Mi superioridad en un micro no es cuestionable”), pero el contraste con la realidad no podría ser mayor. En cuanto Kase.O salió al escenario tras unos minutos musicales a cargo de Jazz Magnetism que sirvieron a modo de introducción, lo más evidente saltaba a la vista: Kase es Javier, y es un tío normal. Ni cadenas de oro, ni uniforme de la NBA. El MC pisa fuerte pero se mostró humilde y emocionado ante el público barcelonés. Es más, sin rimar, sin rapear, este genio del lenguaje parecía corto de palabras. “Es que… es que estoy flipando”, repetía. La acogida no hubiese podido ser más cálida.

Después de una breve introducción de la banda, de saludar a todo el mundo, fue el turno de demostrar las enormes tablas que tiene Kase.O, improvisando a ratos con su flow impecable al compás de una banda de jazz que parecía que debiera estar allí desde siempre, olvídate de DJs. Esta fusión tenía más sentido de lo que muchos sospechaban; al fin y al cabo, ¿no fue Duke Ellington quien dijo “En general, el jazz siempre ha sido como el tipo de hombre que no te gustaría para tu hija”? Pues eso.

El repertorio fue una mezcla: salieron a la luz temas antiguos de los Violadores del Verso (olía a best of) con otros nuevos. Tras una breve intro, Kase.O se largó su mítica “A solas con un ritmo Kase” con introducción a lo Leaving las Vegas freestyleada incluida, que lo enlazó con la más reciente “Amarga bilis”. Siguió la híper pegadiza “Intro 97” del gran disco que fue “Genios” y el público enloqueció. A Kase.O se le veía satisfecho, en su salsa, interactuando con la banda (¡incluso bailando!), mientras el público, un murmullo suave y al unísono, rapeaba con él.  “Ninguna mujer tiene dueño” sonó sobre un sample de Gang Starr, rindindiendo así un “pequeño homenaje” al fallecido MC Guru, añadiendo un “Y… que descanse en paz, el mozo”.


Haciendo gala del estilo que ha marcado la historia del hip-hop en España, el rapero improvisó sobre el set-list marcado y acabó admitiendo: “es que no sé porqué me rallo tanto la cabeza pensando las canciones el día anterior, si al final siempre acabo haciendo lo que me sale del nabo”. El otro tributo musical de la noche fue su “Mr. Scarface”, referencia directa a la clásica formación de Houston, Geto Boys, en la que Kase.O nos contó una de gángsters al más puro estilo story telling tan afamado en los años ’80 y ’90. El rapero del barrio de La Jota también le supo sacar lustro a “Tarántula”, un tema inédito, y con “Que no hay alcohol” nos dibujó con palabras un atisbo a la angústia y un canto al licor. El último tema del set fue el inédito “Renacimiento” en el cual Kase.O nos advertía de la importancia del amor y los peligros del odio y las drogas, que, en mi humilde opinión, fue el más flojeras de todo el set (¡incluso me atrevería a decir que de sus últimos años!).

Personalmente, yo seguí la pista a Kase durante años, desde una maqueta chunga mal grabada en una cinta de casette que me pasaron en el cole hasta el “Vicios y Virtudes” que me regalaron unas navidades. Algo que me chocó en este concierto fue ver la escisión tan profunda entre el “viejo” Kase y el nuevo. Una evolución conceptual que para mí tiene todo el sentido del mundo (a ver, ahora el hombre es más feliz, eso queda bastante claro), aunque en ocasiones sentí el pellizco de la nostalgia por sus raps más barriobajeros. Cosas mías. Fue como ver a un amigo que hace tiempo a quien no visitas y te alegras por sus nuevos triunfos pero añoras los viejos tiempos.

Así, cuando ya pensaba que el bueno de Kase se nos había ablandado y no iba a tocar clásicos antiguos, como el infame de culto “Mierda” o el “Gángster del Amor”, Javier Ibarra sacó el último as de la manga: Hate y Lírico salieron al escenario desatando una auténtica marabunta entre el público enloquecido. “Os dije que tenía una sorpresa para vosotros, ¿no?”, dijo Kase, y con la formación al completo de los Violadores del Verso machacaron con un arrollador “Máximo Exponente” que llevó a la audiencia al borde del éxtasis. Y no fue para menos.

Como despedida, Kase.O desempolvó otro clasicazo en el cual, otra vez, la banda de jazz le iba como un guante: “Ballantains”, que ya pensábamos que se iba a quedar en el tintero, fue la despedida perfecta para un concierto realmente imborrable. Kase.O, le pusiste el listón muy alto al 2011.

Fotos y Texto:  Mia Palau

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s