ENTREVISTA A JESSE MALIN: DEL PUNK GLAMUROSO AL FOLK PROLETARIO

Por Mia Palau

Jesse Malin quiso relatar sus sentimientos y describió Nueva York. La vida nocturna, los baretos cutres, la desesperanza,  la supervivencia. Después lo empaquetó y firmó à la Joe Strummer: “Love it to Life”. El nuevo disco del metamórfico ex hardcore-glam-thrash-punk reconvertido a cantautor folky no del todo satisfecho con la etiqueta nos cuenta acerca de sus días como líder de la mítica D Generation, de trabajar con Ryan Adams y Bruce Springsteen, de sus pinitos como monologuista y sobre cómo re-encontró su fe en la música.

¡Bienvenido de nuevo! ¿Qué tal te ha tratado España?

Jesse Malin: ¡Gracias! En toda España hemos estado muy bien, como siempre. Creo que hoy hemos llegado aquí, a Barcelona, a las cinco en punto, así que prácticamente sólo hemos tenido tiempo de dejar las maletas y bajar a hacer las pruebas de sonido. A lo mejor más tarde esta noche saldremos a ver la ciudad. Anoche todos salieron y se desmadraron, pero mí todavía me quedan cinco shows por delante. Además, la semana pasada me resfrié, y con el humo en los locales donde tocamos ha sido un poco duro. Pero los shows han sido fantásticamente y supongo que esta noche veré Barcelona y  me lo pasaré genial.

 Hacía tiempo que no venías por aquí, ¿no?

Jesse Malin: Pues sí, de hecho han pasado varios años. Me acuerdo que toqué aquí por el [festival benéfico] Light of Day [2006] y así, pero esta es la primera vez que visitamos España con la nueva banda, The St. Marks Social, que, de todos los grupos que he tenido, es mi favorito. Es una formación excelente.

 ¿Qué destacarías de esta gira, hasta la fecha?

Jesse Malin: El club donde actuamos en Bilbao era muy chulo, con una acústica estupenda, y nos lo pasamos muy bien. Y anoche tocamos por primera vez en Zaragoza, una ciudad preciosa, y estuvo muy bien también. Tocar en Madrid también fue divertido, aunque el sonido dónde tocamos fue un desastre. De todas formas tocamos como si no pasara nada, aunque los amplificadores tenían muy poco volumen…

 Y vosotros tendéis a hacer sangrar los oídos.

Jesse Malin: Claro, quieres que la gente lo sienta, ¿no? Especialmente si hay mucha gente. Tocamos música con muchos decibelios, y no… ¡ópera!

¿Cómo se formó la nueva banda, The St. Marks Social?

Jesse Malin: Humm… Pues grabé un disco con SideOne[Dummy], y me salió bastante rock. Lo produjo Ted Hutt, el productor de The Gaslight Anthem, Lucero, y Flogging Molly… y como hicimos un disco más rockero, necesitábamos una banda para representarlo. Y justo me encontré con mi colega de toda la vida, Todd [Youth], que había tocado en D Generation, Chelsea Smiles y Danzig. Todd tenía ganas de hacer algo distinto, así que fue él quien formó el grupo con algunos de los componentes de Chelsea Smiles, el batería de Guttermouth… el teclista es un amigo mío de Brooklin, Derek [Cruz]. Así empezó todo y ya vamos por nuestra cuarta gira.

 Te quería preguntar sobre el título del nuevo álbum. ¿No sacaste un disco grabado en directo en el 2007 también llamado “Love it to Life”?

Jesse Malin: Bueno, no fue exactamente un disco sino una sesión en la radio. Un concierto que di en la radio, promocional, del cual sólo se publicaron como unas cien copias. Fue algo muy limitado, y el sello no tenía permiso para sacar más copias, pero no sé al final si lo hicieron. Y lo titulé “Love it to Life” porque es lo que siempre solía dedicar a todo el mundo cuando me pedían el autógrafo. Cuando era un chaval, fui a ver a The Pogues en concierto, y Joe Strummer de The Clash cantó con ellos, y me firmó un autógrafo en el mismo ticket donde ponía: “Para Jesse. Love it to Life1. – Joe Strummer”. La verdad es que cuando estaba barajando títulos estaba entre este o “Rayo Judío” [risas]. Un ‘Rayo Judío’ es cuando quemas tu negocio para cobrar el seguro. Como en ‘Uno de los nuestros’.

 Éste también hubiese sido un buen título. Deberías guardarlo para el siguiente disco.

Jesse Malin: Sí, para cuando me de la vena religiosa. Para mi período de rabino rasta evangelista. [risas]

 La grabación del nuevo disco parece bastante particular, con una formación cambiante en el estudio.

Jesse Malin: Sólo cambiaron algunos, pero no el corazón del grupo: el batería era el mismo, el bajista era el mismo, el productor y yo nos encargamos de las guitarras… pero, por ejemplo, Ryan Adams y su mujer Mandy Moore se pasaron por el estudio de L.A. Y en Nueva York, Brian Fallon [The Gaslight Anthem] también grabó con nosotros. Así que tuvimos la participación de algunos amigos, que entraban y salían como por la puerta giratoria de un club social.

Así que no se trata de un colectivo musical.

Jesse Malin: No, y el grupo que tengo ahora es fijo. Cuando eres Jesse Malin como artista en solitario puedes a quien quieras al estudio y con suerte nadie se ofende. En cambio, ahora que la banda tiene una formación más estable, no lo puedo hacer. Cuando empecé la grabación de este elepé, St. Marks Social era simplemente un concepto, un club. Lo grabamos rápido: en tres días habíamos escrito 23 canciones básicas. Hicimos una criba y nos quedamos con 10. Después pasamos un montón de tiempo ensayándolas con Ted [Hutt], y finalmente nos fuimos al estudio y las grabamos tal cual. De modo que hicimos un disco rápido, crudo y nos salió por poca pasta.

Parece que hay una constante sobre la supervivencia y Nueva York como temas de tu nuevo disco.

Jesse Malin: Bueno, para mí uno de los grandes temas del disco es la reencarnación, el fénix elevándose de las llamas. A veces debes destruirlo todo para empezar de cero.

Quema la tienda, cobra el seguro.

Jesse Malin: Sí, exactamente, el Rayo Judío. [risas] Aunque más que ir a por la pasta, sería ir a por el espíritu. Así que una parte de ello trata de eso: de los comienzos —tanto del amor, como de la vida— todo ello tras el telón de fondo que es la ciudad de Nueva York. Es como una metáfora. Espero que la gente de diferentes ciudades del mundo se sientan identificados, porque yo canto como artista global. Bueno, o como diría Gogol Bordello: “Actúa localmente, folla globalmente”. [risas] Fuera coñas, creo que es importante ser parte de una comunidad. Nací y crecí en Nueva York, que es una ciudad moribunda, como dicen. Pero sigue resucitando. Que si alcaldes, depresión, que si [Rudy] Giuliani, y ataques terroristas, y Starbucks, y Subway, la puta policía, y esto y lo otro… pero siempre resurge, siempre cambia. Es una cultura metamórfica.

Hablando de metamorfosis, tu nuevo álbum parece comprender los orígenes y la evolución de tu carrera, de punk thrasher hardcore a cantautor folk.

Jesse Malin: Bueno, para mí es una mezcla. Me da la sensación de que recoge todo lo que he hecho desde que empecé a los trece años. Como un cóctel destilado de todo lo que hecho, no sé. En parte, es el resultado de mi carrera, pero también teníamos ganas de hacer un disco arrollador y sudoroso para tocar en vivo. Aunque también me gustan las canciones más tranquilas, como “The Archer”, “Lonely at Heart”, “Low Life”…

 ¿Alguna vez incluyes temas de D Generation en tus conciertos?

Jesse Malin: Sólo esta noche. Richard Bachus, de D Generation, ha venido de gira con nosotros y algunas noches hace de telonero, pero no hoy. A lo mejor tocamos alguna de D Generation esta noche. Pero normalmente no… sólo a veces, si lo piden mucho, como en Italia o en Estocolmo.

A lo largo de tu carrera parece que has estado explorando todo tipo de géneros casi opuestos…

Jesse Malin: Es una evolución. Creo que es importante cambiar sabiendo ser fiel a tus valores. Artísticamente, no me apetecía tocar hardcore toda la vida, ¿sabes? Como lo que hice en Heart Attack o D Generation, con quienes toqué durante siete años, en los que me lo pasé de coña. Pero después me di cuenta de que quería que la gente escuchara mis letras, o sea que me apacigüé un poco: empecé a tocar en acústico, me fui de gira con Ryan Adams, Counting Crows, Bruce Springsteen… Fue todo un cambio.

¿Cómo es, trabajar con Ryan Adams o Bruce Springsteen?

Jesse Malin: Los dos son maravillosos y legendarios, pero a la vez muy humanos. Son grandes fuentes de inspiración. Ryan [Adams] y yo hemos sido amigos desde que le conocí en los ’90, cuando él todavía estaba en Whiskeytown. Él fue quien produjo mi primer álbum en solitario, y el responsable de decirme: “Jesse, no es un grupo. El que paga para ensayar eres tú. El que escribe las canciones eres tú. Tienes que ir como Jesse Malin”. Y yo le contesté: “¡No! Me parece muy adulto. Suena muy del palo ‘James Taylor’”. Y él me dijo: “No. Tú puedes.” Le acabé haciendo caso y grabamos el álbum en cinco días.

¿Te sentías constreñido cuando tocabas con D Generation, tocando dentro de los parámetros dentro de los que se circunscribe cómo debe ser un grupo de punk?

Jesse Malin: ¡Totalmente! Y no sólo eso, sino también por las expectativas del público: venían sólo a hacer mosh-pit, podría haber estado cantando la guía de teléfonos, ¿sabes? Me di cuenta que antes de morir quería hacer cosas diferentes. Siempre me han fascinado Elton John —–su material antiguo—, y Neil Young, Tom Waits, Elvis Costello… bueno, cantautores. Sólo me gusta un tipo de música: la buena. [risas] Sam Cooke y Bad Brains. The Hold Steady y los Ramones. The Clash, The Replacements, Cheap Trick, Otis Redding, Ike y Tina Turner…

¿Has trabajado con alguno de ellos?

Jesse Malin: Sí, con los Ramones, y Kiss, y Cheap Trick… y muchos más grupos que nos gustan. Como Bruce Springsteen. Creo que es un gran regalo [de esta profesión]. Una cosa es ser un fan, conocer a tu ídolo y pedirle un autógrafo, y la otra es conocer a tu ídolo de músico a músico. Eso cambia totalmente cómo enfocas la conversación. No es lo mismo que: “¡Hey, Sr. Plant! ¿Me firmas un autógrafo?”

Pero tiene que intimidar un poco, sobretodo al principio, ¿no?

Jesse Malin: Sí, pero también es emocionante. Porque les puedes preguntar cosas que te han estado rondando la cabeza durante años, como el significado de una letra y cosas así. Cuando conocimos a Joe Strummer le preguntamos de todo, en plan: “¿Viste tales películas? ¿De qué trata esta canción? ¿Esto va de Johnny Thunders?”, y esto y lo de más allá, y fue muy amable. En cambio, Bob Dylan [gira la cabeza  y hace una mueca]. Por otro lado Jacob [Dylan] es muy majo, y me gusta mucho su música. Cantó en “Black Haired Girl” [del álbum “Glitter in the Gutter”, 2007].

Antes de grabar este ultimo trabajo, estuviste casi un año de parón musical. ¿Qué pasó?

Jesse Malin: Sí. Lo que pasó es que hice un disco de versiones [“On Your Sleeve”] y acabé arruinado. El disco sonó en supermercados y centros comerciales, y mis amigos no paraban de llamarme diciendo: “¡Te estás forrando con todas estas versiones!”. Pero todo el dinero se fue a los propietarios de las canciones, quienes las habían escrito. Lo cual es justo, es verdad, es como funcionan estas cosas. Además, no te puedes ir de gira con un disco de versiones. Me vi con 40 años, pobre como una rata, y viviendo en el sofá de mi hermana, y pensé: “A lo mejor debería dedicarme a otra cosa. Hacerme doctor, o rabino, o director de cine rastafari, y actuar, bailar o cantar…”. Intenté hacerme monologuista de comedia, porque igualmente siempre había hablado mucho al micrófono cuando tocaba sets acústicos. Incluso intenté hacerme DJ para bodas en Las Vegas. Y al final, recibo una llamada para que escribiera unos temas para una película sobre J.D. Salinger, el escritor. Así que escribí “The Archer” y “Lonely at Heart” y unas cinco canciones más, y me volví a inspirar. Trabajé en otra película llamada “From Point A to Point B”… y sí, es lo que me mantuvo motivado. De pronto había escrito 10, 15, 20 canciones. Un poco o todo o nada, ¿no? Y pensé: “Tengo que volver a dedicarme a esto”. Quería hacer un disco nuevo, lo echaba mucho de menos. Así que tuve que buscarme un nuevo sello discográfico, una nueva banda, y empezar una gira…  Porque en el pasado había girado con Gogol Bordello, con Blues Traveler, con gente de muchos estilos diferentes. Pero tenía ganas de hacer un tour propio. Esta noche abrimos para The Bellrays, pero normalmente somos el grupo principal.

¿Leí que también estabas trabajando en un documental sobre Bad Brains?

Jesse Malin: Sí, estoy en ello, casi lo hemos terminado. Son todo entrevistas, material histórico, y cosas actuales del grupo, que nos dio el visto bueno. Henry Rollins [Black Flag], Beastie Boys, Rick Ocasek [The Cars], Anthony Kiedis [Red Hot Chili Peppers], Murphy’s Law… todos han participado. Así que si quienes lo están montando lo editan bien, ¡será un gran documental! Hicimos bastante cinéma vérité, para la cinta, filmando a los Bad Brains ahora que son viejos y raros.

Me imagino que estando de gira te habrán pasado cosas raras…

Jesse Malin: ¡Uy, no sé! Supongo que sabrás que me arrestaron después de abrir para Kiss en el Madison Square Garden ¡por tener una lata de cerveza abierta! Bajé del escenario, salí a la calle un momento a despedirme… y pasé dos días en la cárcel de Nueva York. Otra vez, en Texas, se me rompieron los pantalones, así que me desnudé, hice el show, y vino la policía, que me querían encerrar.

¡El público se lo pasaría en grande!

Jesse Malin: Sí, no sé. Les gustó. Pero me gritaban: “¡Te mandarán a la cárcel! ¡Te mandarán a la cárcel!”. Yo pensé que decían a la universidad, Yale. “¡Te mandarán a Yale!” [risas]

¿Quieres añadir algo más?

Jesse Malin: Que estoy muy feliz de estar aquí, y quiero volver más. La gente en España siempre se han portado muy bien conmigo, desde que abrimos para Green Day con D Generation, y con todo mi material en solitario. Y que tener a Todd [Youth] en la banda es un lujo, y él también tiene muy buenos recuerdos de visitar España con Chelsea Smiles. Y la gente de la productora, Heart of Gold, han sido lo más, así que queremos volver pronto. ¡Y ahora, todo el mundo en bolas y desmadrarse con nuestro punk rock proletario!

 Entrevista por Mia Palau originalmente publicada en el número de enero 2011 de Popular 1


1 Love it to Life en español, “Ámalo en vivo”, es un juego de palabras a partir de la frase “ámalo a muerte”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s